Fe Domesticada

En ocasiones podemos pensar que debemos ajustarnos a nuestras circunstancias y que nuestra fe también debe ser ajustada, que no puede ir más allá de nuestra condición actual. Sin embargo, vemos las historias de hombres y mujeres que rompieron lo usual para conseguir grandes cosas, su situación les decía que no lograrían alcanzar la tierra prometida, que nunca serian padres o que un asesino nunca llegaría a ser un gran apóstol.

Muchas veces domesticamos nuestra fe, para que nos dé frutos hasta cierto nivel, porque si superamos ese punto, sería demasiado riesgo, quizás sería algo muy osado de hacer.

Te quiero contar que tu fe es el puente para que Dios haga cosas maravillosas a tu alrededor. Cuando se trata de creer en que Dios puede hacer algún milagro único y sorprende no debe existir limite. El negocio de Dios es la fe, no dejes que las situaciones de hoy, comentarios o pensamientos encierren el poder de Dios hasta cierto punto.

Él se ha especializado a lo largo de los años, en superar circunstancias.

Efesios 3:20

Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: