Prioridades

Estos días es muy común escuchar sobre resoluciones de año nuevo, metas, proyectos, entre otros. Y esta bien si aún no hemos dedicado el tiempo para planear esto. Lo importante no es tener muchas metas, pero si prioridades claras.

Son nuestras prioridades las que deben tomar importancia, una prioridad es lo que nos ayudara a cumplir con nuestros objetivos.

Si le estamos dedicando más tiempo a una actividad que no se alinea con nuestros objetivos, posiblemente el objetivo pasara a segundo plano y por ende no se alcanzara.

Proverbios 21:5 NVI

Los planes bien pensados: ¡pura ganancia!
    Los planes apresurados: ¡puro fracaso!

Obediencia=Seguridad

Obedecer no es sencillo, porque significa confiar en la instrucción u orden dada por otro, pero esto no deberia hacernos sentir inseguros cuando se trata de obedecer a Dios. Sabemos que cuando le hacemos caso a sus instrucciones actuaremos con seguridad no con incertidumbre…

…bueno quizas un poquito menos de inseguridad. Su palabra es segura, esto nos permite descansar, sabiendo que su guia es la decision correcta.

Nuestra obediencia, nos alimenta de su seguridad.

La pieza restante.

En estas épocas, podemos experimentar un sentimiento de frustración o desanimo, porque le teníamos mucha fe a este año. Pudimos haber creído que sería el tiempo donde llegaría ese trabajo soñado, que nos darían esa oportunidad en el trabajo, entre otras cosas. Estas ilusiones son buenas y nos permiten crecer en fe y en madurez espiritual.

¿Pero que existe detrás de estos anhelos? ¿Será un deseo de mostrarnos a otros de cierta manera? ¿Creemos que esto dará paso a otras ilusiones ocultas?

Como adultos muchas veces no somos sinceros con nosotros mismos, ocultamos la verdadera intención de nuestro corazón o la disfrazamos.

Podemos creer que la plenitud que deseamos, la encontraremos en algo, no en alguien.

Y sí, podemos encontrar la plenitud en la persona de Jesus, pero esto conlleva búsqueda y disposición para ir en contra de una cultura que nos dice que nunca es suficiente.

Quizás nuestra búsqueda de plenitud tiene un disfraz, pero nuestra alma solo se puede saciar con la plenitud de Jesus, aquel que llena todo en todo.

Dicen que no es recomendable salir de compras sin un presupuesto, porque todos nos parecerá necesario, no es bueno ir a comprar comida al supermercado con hambre, porque de seguro saldremos con muchas cosas adicionales que no planeábamos comprar.

El punto es, si vivimos una vida sin plenitud, todo nos parecerá una buena opción. Sin saber lo que en realidad necesitamos.

Proverbios 27:7. -NVI

Al que no tiene hambre, hasta la miel lo empalaga; al hambriento, hasta lo amargo le es dulce. 

Efesios 1:22-23 – RVR

22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

La plenitud de Dios, es la pieza que falta en nuestro mundo. Aclaro, esto no se logra con solo ir a la iglesia, es necesario que seamos intencionales buscando su plenitud.

Fe Domesticada

En ocasiones podemos pensar que debemos ajustarnos a nuestras circunstancias y que nuestra fe también debe ser ajustada, que no puede ir más allá de nuestra condición actual. Sin embargo, vemos las historias de hombres y mujeres que rompieron lo usual para conseguir grandes cosas, su situación les decía que no lograrían alcanzar la tierra prometida, que nunca serian padres o que un asesino nunca llegaría a ser un gran apóstol.

Muchas veces domesticamos nuestra fe, para que nos dé frutos hasta cierto nivel, porque si superamos ese punto, sería demasiado riesgo, quizás sería algo muy osado de hacer.

Te quiero contar que tu fe es el puente para que Dios haga cosas maravillosas a tu alrededor. Cuando se trata de creer en que Dios puede hacer algún milagro único y sorprende no debe existir limite. El negocio de Dios es la fe, no dejes que las situaciones de hoy, comentarios o pensamientos encierren el poder de Dios hasta cierto punto.

Él se ha especializado a lo largo de los años, en superar circunstancias.

Efesios 3:20

Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros.

La Medida

Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.

Mateo 7:2

Este versículo es bastante famoso, muchos lo hemos leído una vez. Personalmente creo que cuando juzgamos a otros es porque nos sentimos superiores, pero detrás de esta medida que usamos con otros, se esconde un sentido interno de perfección que nos carcome lentamente. Puede ser, que esa medida que exigimos a otros es porque nosotros creemos que la alcanzamos. Nos hace sentir que todos deben estar alineados a nuestro “nivel”, pero es por pura gracia. El asunto es que esa perfección realmente nunca será alcanzada por nosotros mismos, porque de nuevo, el tema central es la gracia de Dios, no nuestras fuerzas, nuestros títulos o años de conocer a Dios. Cuando dejamos de imponer medidas a otros, somos libres, en ese punto entendemos que, si reconocemos la gracia de Dios en nuestras vidas, también otros pueden recibirla. Y el fantasma de la perfección no vendrá por nosotros.

Cuesta no juzgar, cuesta mucho en realidad, pero podemos saber que todos tenemos oportunidad de recibir su gracia.

Confiando en la Oscuridad.

Confiar en otros nunca es fácil, siempre exigimos que esas personas nos demuestren que son confiables para nosotros, esto porque en algún momento fuimos traicionados. En cierto punto debemos cuidar nuestro corazón, no podemos abrirnos de manera inmediata, pero siempre es necesario construir relaciones que generen esa confianza mutua.

Si confiar no es sencillo, imagínate confiar a oscuras, poner la confianza en alguien para que nos guie en medio de la oscuridad. “Dios sigue siendo confiable”. Esa es una frase que siempre dice mi pastor. Es una realidad, pero para nosotros. ¿Es una realidad?

Cuando estamos en un momento de oscuridad preferimos depositar nuestra confianza en nuestra experiencia o en nuestros instintos, pero ambas nos pueden generar problemas y confusión, lo que terminara en desconfianza en nosotros mismos.

Dios es aquella persona que hará algo, al depositar nuestra confianza en él, pero debemos prestar atención a su voz, en medio de la oscuridad.

Jeremías 17:9Reina-Valera 1960

9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?

2 Corintios 5:7Reina-Valera 1960

7 …porque por fe andamos, no por vista…

Todo es hermoso en su tiempo.

Usualmente leemos este pasaje cuando estamos esperando una promesa de Dios, pero también podemos verlo con una perspectiva de procesos o ciclos. Dice Salomón, que cada cosa tiene su periodo determinado, y que en ese momento es hermoso. Hay cosas en nuestra vida que deseamos prolongar por más tiempo, pero en realidad, deben cerrarse ciclos. Cada cosa tiene su momento especifico, pero en ocasiones nos negamos a darle cierre a procesos, relaciones o acciones. En su momento especifico, serán o fueron hermosos, pero ya el proceso dio su fruto.

Cerrar algo, conlleva finalizar relaciones, dejar atrás capítulos de nuestra vida o cambiar trabajos, por mencionar algunos ejemplos.  

¿Qué cosas deseamos conservar en nuestra vida que ya deberían cerrarse?

Eclesiastés 3:11

Reina-Valera 1960

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

“El miedo es el amigo indeseado que todos tenemos, a veces útil, pero la mayoría de veces demasiado cauteloso. Es la sombra de nuestras metas y objetivos, es silencioso y a veces invisible, pero siempre presente. Es el eco de nuestro pasado, pero se mantiene inmortal en nuestro presente”.

¿Cuántas veces el miedo nos robó la oportunidad de hacer algo?

¿Cuántos momentos hermosos nos perdimos por dejarnos vencer por el miedo?

Pero, el perfecto amor echa fuera el temor, ¿cierto?

Claro, pero damos más espacio al temor, que, al mismo amor de Dios, a veces.

El tema es que el miedo está ahí para prevenirnos, en un buen sentido, sin embargo, dejamos que nos gobierne. Lo cual es un problema, personalmente me ha pasado, que pongo más fe en lo que dice mi miedo, que la dirección de Dios.

En este momento a causa del miedo, podemos perder una relación importante, podemos perder una buena oportunidad en el trabajo, incluso, no obedecer la voz de Dios.

Es normal tener miedo, el hombre más poderoso que estuvo en esta tierra experimentó esto antes de morir en la cruz.

Pero no dejo que lo gobernara.

Así que no temas, porque yo estoy contigo;

no te angusties, porque yo soy tu Dios.

Te fortaleceré y te ayudaré;

te sostendré con mi diestra victoriosa.

Isaías 41:10

Este es el Momento

Quizás estas en espera de una respuesta de Dios, quizás ya recibiste la respuesta de Dios, en cualquiera de las dos, este tiempo, es un espacio en tu vida único, no puedes adelantarlo, no puedes volver atrás, solamente confiar que vendrá la respuesta, o agradecer por el momento que vives.

Es más, agradece por lo que hoy has recibido, o cree con fe, por lo que está por venir.

Pero recuerda, esto solo representa un instante en tu vida, Dios tiene cosas mucho mejores a la vuelta de la esquina.

Quizás estas en espera de una respuesta de Dios, quizás ya recibiste la respuesta de Dios, en cualquiera de las dos, este tiempo, es un espacio en tu vida único, no puedes adelantarlo, no puedes volver atrás, solamente confiar que vendrá la respuesta, o agradecer por el momento que vives.

Es más, agradece por lo que hoy has recibido, o cree con fe, por lo que está por venir.

Pero recuerda, esto solo representa un instante en tu vida, Dios tiene cosas mucho mejores a la vuelta de la esquina.

Isaías 55:8-9

«Porque mis pensamientos no son los de ustedes,

ni sus caminos son los míos

—afirma el Señor—.

9 Mis caminos y mis pensamientos

son más altos que los de ustedes;

¡más altos que los cielos sobre la tierra!

¿Confías en tus planes o en los planes de Dios?

Nos suele ocurrir que nos frustramos cuando los planes no salen como deseamos. Oramos por un trabajo, por sanidad o por una relación, pero parece que todo va en la dirección contraria, esto nos hace dudar si en realidad Dios está escuchando o si estoy yendo en contra a la voluntad de Dios.

Nos enseñan que debemos confiar en Dios, pero no nos dicen cómo hacerlo.

Podemos creer erróneamente que el deseo de Dios, es darnos todo, tal y como pedimos, con puntos y comas, pero no.

Dios puede responder como él desea, hacer como el desea porque es Soberano.

¿Te ha pasado que oras por recibir “A” pero la respuesta de Dios es “B”?  Nos genera duda y hasta molestia, podemos pensar, pedí mal, seguro no oré como debía.  

Pero en realidad, puede ser que es parte del plan de Dios, el cual puede resultar distinto que el tuyo.

Proverbios 3:5 dice:

Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.

La RAE dice que entre las definiciones de fiar tenemos:

Esperar con firmeza o seguridad algo grato.

Nosotros nunca tendremos el mapa del plan de Dios completo, solo él. Lo que podemos hacer es confiar que sus planes son mejores y descansar creyendo que él siempre buscara lo mejor para nosotros.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑