Algo Nuevo

¿Cuántas veces hemos pedido por algo nuevo?

Usualmente le pedimos a Dios un cambio, queremos que la situación cambie en nuestro trabajo, en las relaciones o en lo que hacemos para Dios, y está bien, pero debemos tener presente que Dios no solo ve nuestro presente, él tiene la habilidad de saber todo nuestro futuro, la eternidad está en él. Cuando pedimos algo nuevo, le damos opciones a Dios para que suceda tal y como deseamos, el tema es que Dios no se ajusta a nuestra agenda, ni tampoco a nuestros planes.

Al pedir algo nuevo a Dios, debemos agregar un factor importante, Dios es soberano, significa que puede pasar como imaginé, o quizás mucho mejor, porque él suele hacer mucho más de lo que imaginamos o pensamos.

Así que, al pedir por cosas nuevas, confiemos en Dios el resultado, abramos nuestra mente a nuevas posibilidades, a nuevas alternativas y nuevos caminos, Dios siempre buscara nuestro bienestar presente y futuro.

Éxito: (Definición Propia)

¿Cuál es la definición de éxito?

¿Quién determina el parámetro?

¿Quiénes están dentro de este grupo? ¿Qué es necesario?

Todos buscan tener el éxito, con un hambre insaciable, pero esto es como buscar algo que nadie sabe que es a ciencia cierta, para unos es una cuenta en el banco con mucho dinero, para otros no tener que trabajar, para otros son títulos académicos y para unos cuantos se revelaron al sistema y viven con su propia definición.

En realidad, podemos tener distintas definiciones sobre que es éxito, estás varían según cultura y otros elementos como la edad o el origen de la persona. La verdad es que todos perciben el éxito de maneras distintas, pero es el afán de muchos.

El secreto del éxito es lograr aquello lo que el dinero no puede comprar.

– El Vendedor de Sueños

Esta definición de éxito me puso a pensar mucho, porque va en contra de todo lo que nos enseñan. Vivimos inmersos en una cultura que aplaude el consumo, la apariencia y el egoísmo.

¿Cuál es nuestra definición de éxito?

Antes de responder esta pregunta debemos pensar si es una definición descrita por otros. ¿Por qué viviríamos la vida según la evaluación que otros nos dan?

¿No se trata de agradar a Dios?

Si este es el caso, entonces nuestro éxito debería estar definido por el cumplimiento de metas u objetivos, alcanzados honrando a Dios, enfocados en cumplir su propósito en nuestra vida.

En resumen, para mi es enfocarse en cumplir el destino y el llamado especifico que tenemos en este mundo.

¿Soledad?

La soledad no es ausencia de compañía, para mí es acompañarse de emociones incorrectas. No se puede decir que es una emoción negativa, ya que todas las emociones funcionan como alertas para nosotros. Esta alerta quizás nos esta avisando que debemos fortalecer nuestras relaciones con otros y con nosotros mismos.

Muchas veces pensamos que caminar solo, es más ligero, que es sencillo negociar solo con una persona (nosotros mismos), pero en realidad lo que estamos haciendo es dejando de lado el elemento enriquecedor que puede ser una conversación, un consejo o una salida. Jesús es el mejor ejemplo, decidió caminar años al lado de personas, para ser fortalecido y lograr mayores resultados, si él hubiese elegido caminar solo la iglesia no existiría. Jesús sabia la importancia de tener un grupo de apoyo, una red de personas que le daban ayuda y fuerza en momentos de angustia.

La soledad inicia cuando buscamos llenar nuestro corazón de lo incorrecto, cuando elegimos el egoísmo o la comodidad antes que acercarnos a otros, el corazón debe ser abastecido de relaciones fuertes, con Dios, con nosotros mismos y con otros. El sistema circulatorio de la humanidad y por ende de la iglesia se construye de relaciones significativas. Es por medio de este sistema que se transmite el amor.

Nunca es tarde para empezar a crear nuevas relaciones. Que la distancia no nos separe, si no que fortalezca esas relaciones.

Mis Días

SALMOS 139:16 – LBLA

Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos.

Todo lo que vivimos en nuestro pasado y presente tiene el potencial de moldearnos para el futuro, las experiencias vividas, buenas o incluso aquellas que podríamos considerar malas, han forjado lo que somos hoy, nuestra visión del mundo y también los criterios que formamos en nuestra mente.

Quizás para unos el color verde signifique naturaleza, para otros se puede significar dinero, todo depende del cristal desde donde miramos.

Todos los días que vivimos han sido diseñados por Dios, algunos pensamos que fueron trágicos y quizás tiempo después seguimos cuestionando si era necesario pasar por esa situación, pero la verdad es que eso produjo algo en nosotros que tiene fuerza para beneficiar a alguien más. Podemos decir que no hay razón lógica para tanto dolor, o para tanto sufrimiento, quizás es cierto, pero el punto es que para cada situación existe un propósito.

Puedo decir que haber vivido la muerte de un familiar, me ha permitido consolar a otros.

Saber que es la escasez, me enseñó a valorar más y ayudar a aquellos que han pasado por esas crisis.

Cuando fracasamos nos preocupa más la opinión de otros, que el mismo “fracaso” en sí.

Tomar decisiones distintas a la mayoría, nos produce miedo, pero luego descubrimos que era solo una cortina de humo.

Su situación actual, está forjando el camino que usted recorrerá mañana.

Importante: Recordar que Dios nos desea bendecir, él tiene planes de bien para su vida.

De nuestra mayor crisis, puede surgir nuestra mayor conquista.

¿Quién ama los cambios?

Para muchas personas los cambios son enemigos, para otras personas representan oportunidad. Se convierten en enemigos cuando nos empujan fuera de nuestra zona de comodidad, pero cuando esos cambios se nos presentan bien, los aceptamos. Es difícil quizás adaptarse a un nuevo horario en nuestro trabajo, más, si este cambio altera nuestra rutina, pero el sabor es distinto, si el cambio de horario es por un ascenso y un aumento salarial. El mismo cambio, distintas percepciones y claro dinero y reconocimiento de por medio. El punto a resaltar, es que estamos dispuestos a los cambios que no vemos como una amenaza, sino como una oportunidad.

Como muchas cosas en la vida, depende de la posición que decidamos tomar, podemos estar en una posición donde observo oportunidades o donde todo lo que aparece es una amenaza. A nivel personal, he experimentado cambios, más de lo que uno podría imaginar, cambios de casa, de trabajo, de núcleo familiar, de iglesia, otros cuantos más.

Asustan porque nos hace vulnerables a una realidad futura que desconocemos, pero tenemos una promesa.

Jeremías 29:11. Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar.

¡No tenemos duda de que solo Dios lo sabe!  

Porque algunas veces nos frustramos deseando mirar al futuro y conocer el final de la historia, pero olvidamos que la historia ya ha sido escrita…

… y es un futuro lleno de bienestar.

Los cambios vienen y nos toman por sorpresa, a nosotros, a Dios no.

Los vientos de cambio ajustan las velas, para retomar el rumbo hacia el propósito de Dios.

Árbol Plantado

Río Celeste, Costa Rica.

Dichoso el hombre
    que no sigue el consejo de los malvados,
    ni se detiene en la senda de los pecadores
    ni cultiva la amistad de los blasfemos,
sino que en la ley del Señor se deleita,
    y día y noche medita en ella.
Es como el árbol
    plantado a la orilla de un río
que, cuando llega su tiempo, da fruto
    y sus hojas jamás se marchitan.
    ¡Todo cuanto hace prospera!

Salmos 1:1-3 NVI

¿Estoy en el lugar correcto?

Podríamos pensar si estamos en el lugar correcto o si es tiempo de movernos, en ese momento se llena nuestra mente de dudas y cuestionamientos porque hay ciertas situaciones en el trabajo, en la iglesia o en ciertos grupos de amigos que nos hacen dudar de esto y es válido, todos buscamos estar en lugares donde nos sintamos cómodos.

Vienen pensamientos de cambio de trabajo, cambio de iglesia, cambio de posición de servicio, en fin, cambiar nuestro lugar actual.

Pero que pasaría, ¿si Dios desea que estemos en el lugar que pensamos huir?

Muchas veces, con palabras llenas de romanticismo pedimos hacer la voluntad de Dios.

¿Y si es la voluntad de Dios que yo permanezca?

Ahora, los cambios son una realidad y son necesarios, pero muchas veces llenamos nuestra mente con pensamientos de escape o de huida, antes de sincronizarnos con el plan de Dios. Por eso el versículo anterior habla de disfrutar de su palabra, porque nos dará la respuesta.

Donde Dios nos plantó, tendremos provisión, va a cuidarnos, nos hará dar fruto y mucho, incluso tendrá cuidado de cada detalle. Nos va a prosperar.

Sin importar la temporada del árbol o sus condiciones adversas, Dios hace que prospere.

La Batalla del Proceso

Juan 12:24 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

24 De cierto, de cierto os digo, que, si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

Los procesos no son fáciles, la intención no es que sean sencillos, sino efectivos. En estos tiempos en que todos estamos en procesos de reinventarnos, de adaptarnos o de tener resiliencia, es necesario recordar que el propósito del proceso no es destruirnos, aunque cueste creerlo a veces, el proceso busca ser la escuela o la preparación para guiarnos a algo mejor. Hay muchos cambios de por medio, hay perdidas, lágrimas y frustraciones, pero es porque algo dentro de nosotros está quedando atrás, para recibir algo nuevo.

No podemos elegir el proceso que tomaremos, pero es nuestra decisión la actitud que tendremos en el proceso.

David, el rey de Israel, paso distintos procesos en su vida, por ejemplo, siendo un sencillo pastor de ovejas se formó su corazón y su fuerza para poder derrotar a Goliat, posteriormente, llego a ser rey de Israel. Las estadísticas o cálculos quizás lo descalificaban para tener un gran destino en su vida, pero Dios venció esas estadísticas, Dios derribo esos comentarios quizás despreciativos por medio de procesos. Unos veían a un joven pastor de ovejas, Dios veía un guerrero preparado para la batalla, no sabemos cómo se veía David así mismo, pero podemos ver en la historia, que él sabía muy bien lo que había enfrentado antes, él era consciente de que su preparación como pastor lo capacitaba para grandes conquistas.

¡Que nuestros procesos nos den la fuerza para grandes conquistas!

El Campo Traviesa

Isaías 43:2 (NVI)

2 Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas.

Podríamos pensar que el seguir a Jesús es una carrera en línea recta, pero es más bien una carrera en campo traviesa, donde enfrentaremos distintas situaciones y en algunos casos nos toparemos con escenarios desconocidos, donde solo por medio de la fe podremos encontrar una salida. Vivir por fe, no es solo una frase bonita, significa que en algunos casos para salir del laberinto donde nos llevaron nuestras decisiones, la fe será la única respuesta.

Cuando delante de nosotros debamos atravesar ríos o fuego, Dios nos asegura que estará con nosotros en todo momento, estará pendiente de que las aguas no nos cubran y que el fuego no nos lastime. Sin embargo, la experiencia y resistencia que este proceso generará en nosotros nos llevará hacia algo mayor en él.

Si estas en el fuego o cruzando las aguas, algo muy bueno esta por venir.

Fe !

Aguas Caudalosas

Salmo 34

6. Por eso los fieles te invocan en momentos de angustia, caudalosas aguas podrán desbordarse, pero a ellos nos los alcanzarán.

Los asuntos de nuestra vida que solíamos pensar que estaban bajo control, hoy parecen haberse rebelado, todo cambió sin anunciar, solamente tomó el rumbo de la corriente incontrolable. Corriente que se ha llevado mucho, no sabemos cuándo terminara, pero si sabemos que Dios ha determinado un fin para estas aguas. Quizás estas aguas se han llevado algo más que hábitos, algo más que ilusiones, pero no llegarán a nosotros. Nuestro espíritu es sostenido por Dios y lo que compone nuestra vida no se escapa de su alcance.

Hay tormentas en nuestra vida que ocurren para que nuestros oídos se enfoquen en escuchar la voz correcta, la voz de Dios, podemos sentirnos aturdidos y conocer el camino, pero sin saber cómo llegar, por esta razón es que el mejor inicio es pedir y seguir su guía.

8. Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir, yo te daré consejos y velare por ti.

Crisis=Oportunidades

-Eclesiastés 9:10

Y todo lo que te venga a la mano, hazlo con todo empeño; porque en el sepulcro, adonde te diriges, no hay trabajo ni planes ni conocimiento ni sabiduría.

En este momento podemos adoptar una actitud llena de incertidumbre y de inestabilidad porque muchas cosas están girando demasiado rápido en nuestras vidas y otras más bien se quedaron detenidas, cambiando así nuestro estilo de vida que hemos mantenido durante años, fuese bueno o no, extrañamos lo que antes hacíamos y la libertad con la que podíamos caminar, sin restricciones de mostrar afecto a otros.

A este punto podemos seguir extrañando el pasado o ver las oportunidades que hay para un nuevo futuro. Quizás ya sea el momento de empezar a estudiar lo que siempre quisimos, pero nos afectaban los comentarios de otras personas, personas que solo son un recuerdo, podemos atrevernos a hacer cambios positivos en nuestra vida, como aprender ese deporte, ese idioma, quizás podemos no salir, pero podemos movernos hacia el destino que deseamos. Caminando un paso a la vez, no hay prisa por correr, antes corríamos por alcanzar cosas que dejamos de disfrutar por enfocarnos en conseguir una imagen, una apariencia o una aprobación. Esta es la oportunidad para ser diferente y construir algo nuevo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑