Decisiones Sabias

¿A quién recurrimos para pedir consejo? ¿Cómo sabemos si tomamos le decisión correcta?

Conforme crecemos las decisiones van tomando mayor relevancia y, por ende, necesitamos informarnos para tomar la decisión más adecuada.

Pero, ¿Cómo saber si estoy usando la información idónea?

Sencillo…

…en realidad no tan sencillo. Muchas veces pensamos que poner en manos de Dios algo, es lo mismo que la dirección de Dios. Podemos orar por algo, pero pedir dirección es distinto. Cuando acudimos a Dios por dirección, debemos tener la disposición de aceptar y seguir su guía.

Es esencial poner en manos de Dios todo:

Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados. Proverbios 16:3 -RVR 1960

Confiar en sus caminos y depositar plena confianza en que nos guiará, pues él conoce todo:

Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Proverbios 3:5

No sabemos todo, no tenemos claridad plena de la decisión que vamos a tomar, es bueno saber que nos vendría muy bien el consejo de otros:

No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal. Proverbios 3:7.

Me ha pasado que aun cuando siento paz en mi corazón porque ya cuento con la dirección de Dios, siento temor, pero si tenemos su respaldo podemos estar seguros que él sacará bandera, nadie que confié en él será avergonzado.

El Poder de una decisión.

Lo que hoy estamos viviendo, en gran parte es el resultado de nuestras decisiones, algunas circunstancias sucedieron simplemente sin ninguna intervención nuestra, pero el tema central, tiene que ver con aquello que si fuimos nosotros quienes tomamos el mando.

Al día el ser humano toma alrededor de 35.000 decisiones, la mayoría de ellas de manera automática. Imagínate, podemos pensar que solo tomamos unas cuantas decisiones relevantes al día, pero no es así. Cada decisión cuenta, desde que elegimos que comer, si hacemos ejercicio o no, entre otras cosas, esto rige nuestra vida. Mis decisiones de hoy tendrán un impacto mañana, no podemos hacer algo sin que produzca una reacción, esto nos afectara positivamente o no, a nosotros mismos y a otros.

Lo importante aquí, es que parámetro uso para elegir, ¿estarán siendo mis decisiones las más acertadas? ¿Qué motivó mi decisión?

Podría ser que estamos girando en un círculo, porque estamos en un patrón de decisiones, y esto no cambiara, hasta que cambiemos nuestros pensamientos.

Para iniciar un cambio, debemos buscar mejorar nuestras creencias y en algunos casos pedir ayudar para renovar nuestros pensamientos.

Cuando Dios nos acepta como sus hijos nos pide renovar nuestra mente, para ser capaces de vivir de acuerdo a la realidad que él tiene para nosotros.

Salmo 25:4,5,9

Señor, muéstrame Tus caminos; guíame por Tus senderos; guíame, encamíname en Tu verdad, pues Tú eres mi Dios y Salvador. ¡En Ti confío a todas horas!  [El Señor] guía por su camino a los humildes; ¡los instruye en la justicia!

Romanos 12:2

2 Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑