Soltería con Propósito

Muchas veces, incluso, más allá de lo que imaginamos nos encontramos con creyentes que no viven una plenitud en Dios, porque se sienten fracasados e incompletos. Esto porque aún se encuentran solteros. Siendo esto una de las mayores luchas, distracciones y afanes de las personas.

Como todo lo que Dios hace, tiene un propósito. Salomón dice que todo tiene su tiempo y así es, pero ese tiempo de ¨espera¨ existe por una razón. Hay varios procesos de espera que enfrentamos en la vida, o, mejor dicho, siempre estaremos en espera de algo. Hay nueve meses de espera para conocer a un niño y también hay tiempos de espera cuando vamos a un médico en medio de una urgencia.  Son razones diferentes, pero una variable importante es la actitud.

Me pregunto. ¿Cómo vives este tiempo? ¿Con desesperación o con gozo?

Para muchos la meta es el matrimonio, para otros es un matrimonio que dé gloria a Dios, este último es por el cual debemos orar, para esto, se requiere formación y proceso. Y los procesos existen por propósitos.

Pablo dice que los solteros cuidan de las cosas del Señor, de cómo agradarle.

1 Corintios 7:32 – Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor.  

La soltería no es un espacio vacío, sin propósito, todos, solteros o casados somos exhortados a buscar primeramente su reino (Mateo 6:33). Nuestro enfoque debería ser desgastarnos en servicio a Dios por otros como Pablo lo hizo para edificación de la iglesia. Sí, Pablo tenía un don de continencia. ¿Pero acaso no es Dios digno de nuestra entrega siendo soltero o casado?

2 Corintios 12:15 – Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos.

¿Cómo saber que ese anhelo en mi corazón ocupa el lugar incorrecto?  Si esa persona nunca llega. ¿Daríamos gloria a Dios o nuestra respuesta sería enojo? Quizás hasta sacaríamos en cara a Dios nuestros años de servicio y todo lo que hemos hecho por él

Si tu destino fuese la soltería permanente. ¿Seguirías amando a Dios? O ¿tu servicio está sujeto a condiciones?

Jesus nos manda amarle con todo, no un tercio o un octavo. Quiere todo.

Mateo 22:37 – 38 – Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: