Él sigue siendo generoso.

¿Cuantos de nosotros estamos en espera?

Podemos estar esperando que algo suceda en nuestro trabajo, que mejoren nuestras relaciones, que la deuda sea cancelada, entre otras cosas.

En ocasiones cuando los tiempos de espera se alargan, dudamos de la efectividad del proceso, pensamos que algo estamos haciendo mal o que alguien está siendo negligente.

Incluso nos llevamos ese pensamiento a nuestra relación con Dios y esa espera se empieza a transformar en duda.

En ese momento de espera, podemos reflexionar en este pasaje:

Romanos 8:32

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?

No puedo decirte cuanto tiempo de espera falta para que veas la respuesta, pero recuerda que Dios es generoso, para no luchar con la espera, lo mejor que podemos hacer es rendirnos a Dios, permitir que él decida lo mejor.

Espera con expectativa, no con queja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: